Procesos

Desde hace más de 30 años y hasta la fecha, se mantiene el proceso tradicional,
para obtener el exquisito sabor de un verdadero tequila.

Plantación

Plantación

La elaboración del tequila comienza con la plantación del agave variedad azul Tequilana Weber, materia prima de la cual surge el tequila. Los agaves alcanzan su madurez aproximadamente a los 7 años después de ser plantados.
La Jima

La Jima

Este es el proceso mediante el cual los “jimadores” cortan las hojas del agave con un instrumento llamado “coa”, siguiendo el mismo proceso ancestral que se ha transmitido de padres a hijos a través de las generaciones. Una vez cortadas las hojas, se deja al descubierto la “piña” del agave y es extraída de la tierra.
Cocimiento

Cocimiento

Una vez que las mejores piñas de agave se seleccionan, se cortan y se ponen en hornos de mampostería tradicional. Las piñas se cuecen al vapor lentamente, en pequeñas cantidades, durante 79 horas. El agave cocido al vapor es dulce y rico.
Molienda

Molienda

Las piñas cocidas de agave son colocadas en molinos especialmente fabricados para extraer los jugos del agave, incluyendo toda la riqueza de sus azúcares. Los tequilas 100% de Agave utilizan exclusivamente azúcares de Agave y no pueden contener azúcares de otros tipos.
Fermentación

Fermentación

Los azúcares naturales son convertidos en alcoholes por medio de la acción natural de las levaduras. En esta etapa se define en gran parte el sabor y características distintivas que tendrá el tequila. La fermentación es un proceso que generalmente se realiza entre 24 y 72 horas.
Destilación

Destilación

Para el tequila, se realiza generalmente un doble destilación, en algunos casos llegando hasta una tercera destilación. En la primera, se obtiene tequila con una graduación alcohólica cercana al 20%, la segunda, comúnmente llamada rectificación permite lograr el grado alcohólico deseado. Después de este proceso, se obtiene el tequila blanco, cristalino y transparente.
Añejamiento

Añejamiento

El tequila es almacenado en barricas de roble para que adquiera el color y aromas distintivos de la madera, ademas de que pueden mejorar en aroma, sabor y complejidad a medida que maduran. Las barricas son colocadas en la cava, la cual las protege de las influencias externas, proporcionando oscuridad y una temperatura constante para su conservación.